Carl V. Hartman and the Costa Rica Collections

La fotografía en 1903

Hoy en día, las cámaras fotográficas están ampliamente disponibles para gente con diferentes necesidades y niveles de pericia - ¡incluso hay cámaras que caben en la palma de la mano! A comienzos de siglo, sin embargo, las cámaras recién se estaban haciendo accesibles y fáciles de usar para el público en general.

Durante las etapas más tempranas de la fotografía, las fotos se tomaban sobre placas de cristal individuales (variando entre 4"x5" [ca. 10.2 cm x 12.7 cm] y 8"x10" [ca. 20.3 cm x 25.4 cm] y más en tamaño). Estas placas eran pesadas, frágiles y, hasta la llegada del proceso de "placas secas", requerían de una preparación química antes de la exposición y un revelado inmediato. Junto con las pesadas y voluminosas cámaras de la época, los fotógrafos tenían que cargar con ellos el cuarto oscuro y los químicos para preparar y procesar las placas. Para los fotógrafos, cada lote de estos químicos inflamables que mezclaban, literalmente amenazaba con ser el último ¡el descuido resultaba en explosiones que frecuentemente destruían edificios y cobraban vidas! La preparación de las "placas húmedas" era cara, peligrosa, de intenso trabajo y tenía resultados ampliamente inconsistentes rara vez interesantes para un aficionado.

No fue sino hasta la década de 1870 en que se inventó un proceso que permitió a los fotógrafos revelar "placas secas" mucho después de que éstas hubieran sido expuestas. Cada placa fotografiada ya no tendría que pasar por los tediosos procesos químicos antes de ser expuesta.

El advenimiento de la tecnología de "placas secas" trajo consigo un marcado aumento en la popularidad de la fotografía entre los aficionados. Placas de cristal prefabricadas, preparadas para la exposición, empezaron a estar disponibles, y los rollos de película aparecieron en los siguientes diez años. La fotografía finalmente había llegado a su mayoría de edad como un "arte para todos!"

spacer spacer spacer spacer