Carl V. Hartman and the Costa Rica Collections

Hartman y la fotografía en 1903


Una fotographia de Hartman revelada a partir de una placa de vidrio con doble exposión, 1903

El uso de la fotografía para documentar excavaciones se ha vuelto un elemento básico en la arqueología durante los últimos 75 años. Las cámaras fotográficas, livianas y durables, pueden capturar momentos del proceso de excavación que se pierden una vez que los artefactos han sido removidos de sus suelos circundantes. Sin embargo, la fotografía no siempre fue tan conveniente, o tan fácilmente utilizada por los arqueólogos.

A pesar de que Hartman usaba un proceso de negativos de placas secas recientemente desarrollado, el proceso fotográfico aún estaba lejos de ser conveniente. El fue uno de los pocos de su tiempo que documentó completamente una expedición con esta tecnología.

Las cámaras fotográficas grandes, caras, de madera y cobre, junto con las placas de cristal frágiles y pesadas, mantuvieron a la fotografía alejada de la mayoría de las investigaciones de campo. (La propia cámara fotográfica de Hartman y los suministros costaban $209,36 en 1903 ¡más que su salario de un mes!)

El transporte de aproximadamente 200 libras de equipo y suministros fotográficos tanto hacia el extranjero como dentro de Costa Rica fue, sin lugar a dudas, llevado a cabo con dificultad. Una vez en el país, resguardar las placas de cristal de roturas, calor, lluvia y humedad en Costa Rica, habría sido una preocupación constante.

Finalmente, el proceso que implicaba la exposición de cada placa de cristal permitía errores tales como doble exposición, placas dañadas, sobre-expuestas y sub-expuestas.

A pesar de todos estos inconvenientes y contrariedades, Hartman logró excelentes resultados con sus fotografías. La mayoría están bien enfocadas y bien expuestas aún cuando fueron tomadas en condiciones climáticas y de luminosidad menos que ideales.

Debido a su excelente cualidad, los negativos de Hartman revelan una gran cantidad de información acerca de los sitios cementerio. La localización y la progresión de la excavación, así como las especificidades de los entierros individuales, pueden discernirse de la serie de tomas panorámicas y de detalles. A pesar de que mucho del trabajo de Hartman en Costa Rica quedó sin publicar, más de 125 tomas de campo aún sobreviven cien años más tarde para ayudar a los arqueólogos a armar la historia de sus excavaciones.

spacer spacer spacer spacer