Carl V. Hartman and the Costa Rica Collections

Metodología científica de Hartman

Para Hartman los artefactos eran más que meras chucherías a ser compradas y vendidas - eran importantes por lo que podían revelar acerca de la gente que los creó y usó. En su trabajo, Hartman registró sistemáticamente los contextos de los artefactos excavados en sus sitios; mapeó las distribuciones de los rasgos culturales en éstos; analizó, distinguió y comparó artefactos y rasgos asociados; y publicó interpretaciones de los resultados de su investigación. De hecho, su trabajo fue tan meticuloso que algunos especialistas le han dado el título de Padre de la Arqueología Costarricense.

Hartman comprendió la importancia de su metodología para el campo de la arqueología, y sin embargo nunca dedicó un sólo artículo a la discusión de estos métodos de campo. Afortunadamente, la información sobre éstos puede ser recuperada de algunos pasajes de sus escritos y de comentarios en documentos inéditos.

En una carta donde ofrecía sus servicios a W. J. Holland, Director del Museo Carnegie, en enero de 1903, Hartman describe su nuevo método arqueológico:

"... Tengo un nuevo método para llevar a cabo cierta rama de investigación arq [ueológica]. Es la aplicación en arqueología de un sistema usado en ingeniería civil. Por medio de este método, se ahorrará mucho tiempo y trabajo, y se obtendrá resultados científicos más exactos que con la manera en que el trabajo se lleva a cabo ahora. No es meramente una teoría mía. Tengo el total apoyo de la más alta autoridad en la materia. Este método no ha sido nunca puesto en práctica por ningún arqueólogo en América o Europa. Luego de que una investigación arq[ueológica] haya sido realizada de acuerdo al plan, y los resultados hayan sido publicados, otros arqueólogos no podrán evitar usarlo."

La técnica de Hartman de excavar hoyos de prueba se ha convertido en práctica común en la arqueología moderna (hoy en día son llamados pozos de prueba). Excavar estos hoyos es un procedimiento que ahorra tiempo; revela mucho acerca del sitio antes de que se realice una excavación a gran escala. Los pozos de prueba se establecen a través de todo el sitio, y los contenidos de cada pozo son cuidadosamente registrados. Al tomar estas muestras se puede tener una idea de la amplitud y profundidad del sitio, así como de su antigüedad relativa y si ha sido perturbado por excavaciones previas o dañado por procesos naturales tales como la erosión. Luego se puede proceder a la excavación del área que parezca más prometedora para la investigación.

Los detalles específicos acerca de cómo Hartman usaba los pozos de prueba pueden encontrarse en algunos pasajes de su monografía de 1901, Archaeological Researches in Costa Rica (Investigaciones arqueológicas en Costa Rica). Al describir el sitio Santiago escribió lo siguiente:

"...excavamos en el suelo hasta una considerable profundidad con una vara de acero larga y delgada, especialmente diseñada para este propósito. A fin de descubrir el carácter del suelo se adoptó el plan de excavar un número de pozos, cada uno de un metro de diámetro y de aproximadamente una misma profundidad, en línea recta a través del área de los círculos, estando los pozos separados unos 4 metros entre sí" (p. 51).

En la monografía de 1901, Hartman también discute el mapeo cuidadoso que se hizo de cada uno de sus sitios. De igual manera que la excavación de pozos de prueba, el mapeo se ha convertido en una práctica corriente en arqueología. Cuando describe su trabajo en Chircot, Hartman detalla este proceso:

"El campo fue dividido en cuadrados y la posición de las tumbas etc. fue registrada sobre papel cuadriculado, de acuerdo con el método seguido en todo mi trabajo en Costa Rica. Mientras mis hombres estaban ocupados en destapar las tumbas, sacando las grandes cantidades de tierra removidas, yo llevaba a cabo el trabajo de examinar las cistas [cámaras funerarias], usando el palustre para esta tarea. Cada cista y los objetos ahí contenidos eran dibujados sobre papel cuadriculado. De esta manera se registraron los contenidos de todo este cementerio..." (p. 67).

Aunque es tedioso, el mapeo retiene el contexto y la información de la procedencia (localización exacta de un objeto dentro del sitio), que son datos valiosos acerca del sitio. El mapeo detallado asegura que la información recogida a través de la excavación sea útil y esté accesible para generaciones de investigadores. Estos pueden reconstruir elementos de la excavación y poner a prueba nuevas hipótesis mucho después de que el sitio, y el/la arqueólogo/a que lo estudió, haya desaparecido. Por ejemplo, los colgantes de piedra de la colección Hartman fueron comparados con otros de la Península de Nicoya para formular una progresión del estilo de los colgantes de piedra de esa época.

A fin de hacer más productivo el uso de su tiempo durante las expediciones, Hartman contrataba trabajadores para ayudar en la excavación. Cuando sus técnicas no eran usadas por los trabajadores, Hartman se frustraba mucho. Sus escritos acerca del supervisor, Lorenzo Masís (quien había pasado muchos años excavando antigüedades para coleccionistas), confirma esta insatisfacción.

"Mientras yo estaba totalmente ocupado con la investigación de ... suelo de entierro (I), envié a Masís con un par de hombres a excavar otro campo (II) en momentos en que su ayuda no era requerida. En sus excavaciones en este campo, Masís siguió su propio método, rápido, aunque nada científico, el cual él siempre usaba cuando se dedicaba a excavaciones por su propia cuenta" (p. 126).

A pesar de que Hartman nunca dedicó ninguna publicación a la discusión de sus métodos de campo, la recolección de información que lo sobrevive en relación a su trabajo atestigua los estándares rigurosos en base a los cuales condujo sus excavaciones. Sus técnicas ayudaron a establecer los estándares, no sólo para la arqueología costarricense, sino también para todo el campo de la arqueología. Aún a la luz de los avances en la tecnología y técnica arqueológica que han tenido lugar en los últimos 100 años, los científicos todavía incorporan muchos de los métodos que Hartman estuvo ya probando en 1903.

spacer spacer spacer spacer